La evolución de los rayos X

 

Los rayos X fueron descubiertos en 1895 en Hamburgo, Alemania, por Wilhelm Conrad Röntgen, tras experimentar de forma incidental con un tubo de rayos catódicos; la primera radiografía conocida la obtuvo con la ayuda de su esposa, a quien le pidió que colocara su mano izquierda sobre una placa de metal para poder “fotografiarla”. Este hallazgo revolucionó la Medicina y posibilitó a Röntgen en  ser el primer galardonado con el Premio Nobel de Física en 1901. 

A lo largo del tiempo varios médicos aplicaron de forma empírica la radiación resultante de los rayos X para tratar padecimientos dermatológicos como nevos pilosos, y algunos tipos de cáncer como el de células basales, cáncer de útero y leucemia. 

El primer médico radiólogo fue Albers Schönberg, quien realizó la primera publicación que se hizo a nivel mundial sobre Radiología, la cual fue titulada El progreso sobre las áreas de los rayos X; para esta época ya existía una revista alemana que hablaba sobre esta disciplina. “La Radiología es una especialidad médica que no viene de la nada, muchos de los descubrimientos científicos y técnicos provienen propiamente de las ciencias exactas como las Matemáticas, la Química, la Física y la Biología”, expuso el doctor Carlos Daniel Aguilar Pérez, voluntario del Palacio de la Escuela de Medicina. 

En este contexto, explicó que fue en el siglo XIX e inicios del XX cuando se dieron grandes avances importantes en las Matemáticas y el estudio de la electricidad, las fuerzas electroestáticas y el magnetismo, mismos que permitieron generar inventos como la bombilla eléctrica, creada por Thomas Alva Edison, y sin la cual no podrían haber funcionado los equipos de radiología simple; muchos de los conocimientos generados en esta época, junto con el estudio de la radioactividad, las cuales contribuyeron al avance de la radiología e imagenología médica y al auge de la resonancia magnética nuclear, la tomografía por emisión de positrones y la radiología intervencionista. 

En la tercera cápsula del ciclo “Por la historia de la Medicina”, el doctor Aguilar Pérez explicó que el doctor Raymond Damadian fue de los primeros en hacer estudios sobre imagenología para detectar tumores malignos, logrando crear en 1976 el primer tomógrafo de resonancia magnética; a la par de este invento se desarrolló la tomografía por emisión de positrones y el ciclotrón, un aparato usado en física y química nuclear que genera radioisótopos para uso clínico e investigación biomédica. 

El desarrollo del compuesto conocido como fluorodesoxiglucosa usado por primera vez en 1976 por el doctor Abass Alavi, permitió obtener las primeras imágenes funcionales del cerebro mediante tomografía por emisión de positrones; este tipo de tecnología ha estado presente en la UNAM desde 2001 en la Unidad PET/CT, donde un equipo multidisciplinario ha desarrollado proyectos de investigación sobre imagenología funcional en áreas como Cardiología y Neurología.La tomografía por emisión de positrones es un estudio que también se encuentra disponible en centros como el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”, el Instituto Nacional de Cancerología, así como varios hospitales privados y militares. 

Por otra parte, destacó que la tomografía computarizada surgió gracias a los trabajos de Sir Godfrey Hounsfield, quien pensó que las computadoras podían ayudar a obtener mejores imágenes que las que se obtenían con las radiografías simples, fue así como en 1967 desarrolló el primer tomógrafo de rayos X, permitiendo obtener la primera tomografía de cerebro en 1971 sin recurrir a la apertura de la cavidad craneal. 

Otra técnica importante para el diagnóstico y tratamiento es la ultrasonografía, la cual se desarrolló a partir del efecto Doppler, descubierto por el físico Christian Johann Doppler; este efecto que originalmente se utilizaba en radares para la detección de aviones durante la Segunda Guerra Mundial, sería aplicado después por varios médicos para el control prenatal y estudio de diferentes órganos. 

El doctor Aguilar Pérez resaltó que actualmente hay una polémica debido a que no se sabe con exactitud si la primera radiografía realizada en el país se tomó en el antiguo Hospital Juárez de México por el doctor Tobías Núñez, quien en 1896 tomó una radiografía a una paciente con luxación del codo, o en San Luis Potosí a cargo del doctor José Quijano y Ramos, quien en el mismo año habría podido utilizar la máquina de Röntgen gracias a una donación de Javier Espinoza y Cuevas, luego de que su hermano Luis Espinoza, un personaje acaudalado, adquiriera la máquina por el precio de 100 dólares y la trasladara a San Luis Potosí. La fotografía de la placa tomada por Tobías Núñez sería utilizada en la primera tesis sobre Radiología en México, hecha por Amador Zafra, médico egresado de la antigua Escuela Nacional de Medicina; en esta tesis se habla de la técnica experimental que utilizaba Roberto Jofre para producir rayos X. El doctor Jofre es considerado como el primer radiólogo mexicano y, según varias fuentes, habría tomado radiografías a múltiples objetos, mismas que se realizaron meses antes a las tomadas en el Hospital Juárez y San Luis Potosí. 

Desde esa época la radiología ha sido una disciplina que se ha consolidado y ha crecido en nuestro país gracias a diferentes instituciones y publicaciones hechas por doctores como Juan José Quezada y Guillermo Santín García.